¿Por qué se dice que los murciélagos son ciegos?

Animales

¿Por qué se dice que los murciélagos son ciegos? El tópico de que son ciegos no es cierto, lo que pasa es que los murciélagos no tienen necesidad de “ver” donde van, ya que poseen una especie de sistema de radar con el que emiten unos sonidos agudos que, al chocar con los objetos rebotan, cuando recogen el sonido lo procesan, localizando los objetos y evitando chocar con ellos en la oscuridad.

murciélago ciego

Estos animales no tienen un sistema de visión como el del ser humano, su vista es distinta a la nuestra, por un lado es más “básica” en el sentido de agudeza visual para distinguir colores o imágenes, pero por otro lado tienen unas capacidades asombrosas que no tenemos los humanos.

Visión de los murciélagos

radar murciélagos

Los murciélagos no solo no son ciegos sino que pueden “ver” en la oscuridad, pudiendo localizar con su “biosonar” objetos, lo que les permite volar por la noche sin chocar contra ningún objeto, o localizar fruta en los árboles. Este mecanismo de visión por radar, es parecido al que usan los barcos o aviones.  Utilizan diferentes valores de onda (amplitud, frecuencia, etc) en función de la cantidad de obstáculos que se encuentran en su entorno para poder identificarlos y localizarlos, trazando y visualizando un mapa de todo lo que tienen a su alrededor en tiempo real.

Los murciélagos utilizan concretamente cuatro elementos para poder ver:

  • sus ojos (porque pueden ver con ellos)
  • su sónar de ultrasonidos
  • una brújula
  • un compás especial para largas distancias

¿Los murciélagos “chupan sangre”?

Tal vez os interese saber si es cierto que”chupan” sangre o si existen los murcilélagos vámpiros. Pues bien, solo tres especies de murciélagos, de las 1100 identificadas a día de hoy, se alimenta de sangre. El 70 % se alimenta de frutas y el 30 % comen insectos.

murcielagos ven oscuridad

Leave a Reply

Descubre “el porque de las cosas”
Un blog para curriosos donde encontrarás respuestas sencillas a todas tus preguntas. ¡Bienvenidos a la aventura del saber!