¿Por qué fue primero el tornillo y después el destornillador?

Los tornillos existen desde hace cientos de años. Al principio los tornillos eran de madera, no tenían punta pero aun así los clavaban en la madera.

Con el tiempo descubrieron que si giraban un poco el clavo quedaba mas sentado, luego se dieron cuenta de que la única manera de sacarlo, era haciendo un corte en la cabeza y girarlo en sentido contrario.

tornillos

Se utilizaba una herramienta con cuchilla roma y corta, era un poco basta, pero eso era un destornillador.

Aunque algunos historiadores mencionan que ya los antiguos egipcios hacían uso del tornillo, el primer registro que se tiene acerca de su invención se remonta a los años 430 a 360 antes de Cristo, cuando el griego Arquitas de Tarento propuso su usó, también inventó la poléa. Años después Arquímedes perfeccionó el tornillo e inventó el torno y un “tornillo sin fin”, el cual se usó para trasladar agua a superficies más altas.

Durante la Edad Media, y posterior a ésta, un método de tormento llamado las empulgueras consistía en colocar los dedos pulgares de la persona a torturar entre dos soportes para machacar los dedos del individuo, girando una manivela que hacía girar una especie de tuerca sobre un tornillo para acercar los soportes entre sí, claro con el dedo del infeliz enmedio de éstos.
Durante el siglo XVI surgieron los tornillos de madera, los cuales empiezan a aplicarse en maquinas de guerra y otros artilugios mecánicos, entonces no había ni tornillos ni tuercas iguales, ya que eran fabricados de forma artesanal y variaban tanto en tamaño como en diámetro de la rosca, así como en la separación de la misma. Fue hasta la revolución industrial cuando, con la llegada de las máquinas se comenzó a producir en gran escala, pero continuó el problema de que las medidas eran todas diferentes, ya que no existía una estandarización en la métrica de de su fabricación.
Leave a Reply

Descubre «el porque de las cosas»
Un blog para curriosos donde encontrarás respuestas sencillas a todas tus preguntas. ¡Bienvenidos a la aventura del saber!